miércoles, 16 de julio de 2008

LA SALLE EL ESTOR















SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE

Biografía de San Juan Bautista De La Salle

Fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y Patrono de los Educadores.Juan Bautista de la Salle nace en Reims, Francia, en 1651. Fue el mayor de una familia de 11 hermanos a los cuales tuvo que cuidar después de morir sus padres. Desde sus primeros años se sintió inclinado hacia la carrera sacerdotal y a los 16 años fue nombrado canónigo de la catedral. A la edad de 27 años se ordenó sacerdote y al poco tiempo de su ordenación, sin haberlo previsto de ningún modo, se vio comprometido en la orientación de un grupo de maestros, contratados para trabajar en las escuelas parroquiales que atendían a los niños más pobres de su ciudad natal. Poco a poco se ocupó de ellos, los atendió materialmente, organizó sus vidas, los ayudó en su trabajo y perfeccionó sus habilidades de educadores.
Al ver el fruto que producían estos maestros así atendidos, le llegaron peticiones para abrir nuevas escuelas en otras ciudades y sobre todo llegaron jóvenes que deseaban dedicar sus vidas a ser educadores como los que vivían con el Señor De La Salle. Siguiendo la voz de Dios, que le llamaba a confiar plenamente en Él, San Juan Bautista se desprendió de todo, primero de su canonjía y luego de su patrimonio, el cual lo distribuyó en alimentos para los pobres. De este modo, se hizo totalmente pobre como los niños que iban a sus escuelas y como los maestros a quienes él animaba a confiar en Dios. Cuando se quiso dar cuenta, Dios le había conducido a una empresa imprevisible: el nacimiento de una forma nueva de vida consagrada en la iglesia, pues con aquellos maestros, poco a poco, surgió una congregación que tomó el nombre de "Hermanos de las Escuelas Cristianas", formada por seglares que, al consagrarse a Dios como religiosos, dedicaban sus fuerzas y su vida a educar a la niñez, especialmente a los más necesitados. Como ocurre en las obras divinas, Juan Bautista encontró muy pronto dificultades pues no entendían su proyecto educativo; sacerdotes que se interponían en la marcha de las escuelas; maestros civiles que le llevaban a juicio porque sus alumnos se pasaban a las escuelas cristianas que enseñaban mucho y eran de carácter gratuito; tribunales que le condenaron, amigos que le traicionaron, gente poderosa que le perseguía de forma disimulada, pero terrible… Sin embargo, en medio de todas las dificultades, una sola era su preocupación principal: que se cumpliera la voluntad de Dios. Y la voluntad divina se cumplió. Cuando el Señor le llamó, a los 68 años de edad, el 7 de abril de 1719, el Instituto de los Hermanos estaba bien extendido por Francia y los resultados de la enseñanza eran admirados en los pueblos y en las ciudades. Sus últimas palabras fueron: "Adoro en todo la voluntad de Dios para conmigo". Eran el resumen de su vida. Juan Bautista, a través de las escuelas, ha sido en la historia uno de los mayores impulsores de la educación popular; primero en Francia y luego sus seguidores en el resto del mundo. Sus iniciativas, sus creaciones y sus formas pedagógicas transformaron el sistema de enseñanza. Fue él quien generalizó el uso del francés para la lectura y para el aprendizaje. También compuso libros de lectura, de formación religiosa, de buenos modales... para los niños y para las familias. Y, de manera especial, escribió textos de formación pedagógica y espiritual para los Hermanos y para los maestros cristianos. Juan Bautista De La Salle fue canonizado en 1900. En 1950, el papa Pío XII lo proclamó "Patrono de todos los Educadores Cristianos".


1 comentario:

juan dijo...

Hay un lugar llamado estorcito y lo puedes encontrar en este sitio http://estorcito.blogspot.com/